¿Que es un agapornis?

 Las especies comúnmente llamado inseparables llamado científicamente Agapornis forman parte de un grupo muy diverso y colorido de los loros de África.

Libro: Dirk Van den Abeele
Libro: Dirk Van den Abeele

El nombre “Agapornis” tiene su origen etimológico en el griego: lo toma de las palabras ágape (amor) y ornis (pájaro).

Se adaptan bien a la vida en cautividad y son tan populares como los periquitos .

 Algunas especies de Agapornis son fáciles de criar para un criador principiante.

 El inseparable de cara rosa o inseparable de Namibia (Agapornis roseicollis) es el más criado de todos, y del que hay multitud de mutaciones fijadas
La naturaleza juguetona e inquisitiva, más el pequeño tamaño de las especies de Agapornis las convierten en una mascota muy ideal, especialmente cuando han sido criados a mano.

Son pequeños, de cola corta y cuerpo sólido, tienen un tamaño que va de los 13 a los 16 cm, según la especie.
¿Por qué se les llama inseparables? Se les llaman inseparables, porque si se mantienen  en parejas, permanecerán juntos de por vida.

Un vistazo más de cerca a los agapornis

Mucha gente sabe al menos el nombre de estos entrañables loros africanos. En inglés se les llama “lovebirds”, en francés se habla de “ les Inséparables”, en alemán de “die Unzertrennlichen” y en español “los inseparables” aunque en holandés se utilizan normalmente los nombres científicos.

El nombre agapornis está compuesto de la palabra “agapein” (griego) que significa “amar” y la palabra “ornis”(latín) que significa “pájaro”. Fueron colocados en este género taxonómico por Selby en 1836, habiendo sido clasificados anteriormente como Psitaccus.

Esta familia está compuesta por nueve especies: Agapornis canus, Agapornis pullarius, Agapornis taranta, Agapornis swindernianus, Agapornis roseicollis, Agapornis personatus, Agapornis fischeri, Agapornis nigrigenis and Agapornis lilianae. Incluyendo las subespecies se llega a las quince.

A menudo se hace una división de tres grupos distintos:
El primero es el grupo de los que presentan dimorfismo sexual: machos y hembras tienen colores diferentes. Esto ocurre en Agapornis pullarius, A. canus y A. taranta.
El segundo grupo es un grupo intermedio entre el primero y el tercero. Aquí encontramos al A. roseicollis y de acuerdo a otros autores A. swindernianus. No hay diferencia de color entre macho y hembra. Sobre el Agapornis swindernianus apenas sabemos nada. Esta especie jamás se ha exportado viva. El Agapornis roseicollis se cría ampliamente en todo el mundo y ha dado lugar a una gran cantidad de mutaciones.

Por último pero no por ello menos importante está el tercer grupo donde encontramos las especies de anillo ocular. Agapornis personatus, A. fischeri, A. nigrigenis y A. lilianae. A menudo este grupo es conocido como el “grupo personata” ya que el Agapornis personatus es considerado por muchos ornitólogos como el antecesor común. Nosotros preferimos utilizar “grupo de anillo ocular”, porque es típico de estas especies el ya mencionado anillo ocular. Estas especies no pueden sexarse por rasgos externos. Los híbridos de estas especies son fértiles. Hay gente que considera esto una ventaja, ya que las mutaciones pueden traspasarse de una especie a otra con suma facilidad, sin embargo, y remarco el sin embargo: si esto no se realiza de la manera correcta la descendencia resultante no son más que híbridos sin valor, y estos híbridos suponen una amenaza a la pureza de cada una de las especies originales.

Varias de estas especies son fáciles de criar, muchas de ellas también son baratas y su mantenimiento y alimentación no es caro. Una buena pareja de cría de pájaros de calidad pagará su propio mantenimiento fácilmente.

Los agapornis se han hecho muy populares con todo merecimiento y muchos criadores se especializan en ellos.

Recopilado web © Dirk Van den Abeele

Los agapornis fueron en gran parte desconocida de la especie fuera de África, hasta que los europeos escribieron en libros y revistas acerca de estos extraños pájaros de colores brillantes que habían  podido localizar en África.

El primer agapornis que se describen en detalle fue el Agapornis pullaria Frente a principios de 1600, que fue también el primero inseparable de ser importados a Europa durante el siglo XIX, ya que se encontró  más ampliamente en la naturaleza que cualquiera de las otras especies.

Otras especies de agapornis se importaron poco después de la Agapornis pullaria, excepto el Agapornis roseicollis que se pensaba que era la variante del Frente Rojo, aunque el melocotón Ante periquito fue reconocido por el Museo Británico en 1793. No fue sino hasta 1817 que el roseicollis Ante periquito fue reconocido como una especie separada de los agapornis y se importaron en Europa a mediados de 1800

Debido a que  era un ave fácil de mantener como mascotas y  muy coloridos  se convirtieron en los favoritos de la gente de todo el mundo.
Entre 1900 y 1927, cuatro especies más de agapornis fueron descubiertas por los exploradores de Europa: los Fischer, roseicollis, nigrigenis y lilianae.

Ya que hay grandes cantidades de agapornis en pajarerias y de criadores de agapornis ya no es necesario importar enamorados de África.
Las aves criadas a nivel local son mucho más propensos a ser mansos y saludables.

La historia de los agapornis

Información Recopilada por: www.miagapornis.com

CONTACTO: Miguel


TELÉFONO:                                                          655 333 140

             

Email: rubiko206x@hotmail.com

 


free counters