El Agapornis roseicollis roseicollis fue descubierto en 1793, en el suroeste de África, al principio se consideró una subespecie del pullarius pero posteriormente se reconoció como especie aparte en 1817. Se conoce una subespecie del Agapornis roseicollis que es el A. R. catumbella, vive en Angola y se descubrió alrededor de 1955.
El roseicollis mide 16 centímetros aproximadamente, su color principal es el verde, la cara es de color melocotón, aunque un poco más oscura en la coronilla y más pálida debajo del pico. La rabadilla es azul, el pico color carne, las patas son grises y las uñas van desde el gris oscuro al negro.

 El catumbella es más pequeño pero de un color más intenso, incluso su pico tiene un tono rosáceo.

 
Habita el suroeste de África y vive en colonias de entre veinte y treinta individuos. A menudo crían en los nidos de los tejedores, los echan e invaden el nido. Haciendo esto la hembra no tiene que transportar material de nidificación al nido. Cuando anidan en los árboles o debajo de un tejado, la hembra coge trozos pequeños de hojas o cortezas y los transporta debajo de las plumas de la rabadilla hasta el nido.
En cautividad crían fácilmente lo que lo ha convertido en el agapornis más criado y domesticado.
Poco después de nacer, los polluelos ancestrales son de color naranja. Esto pronto cambia por unas plumas blanquecinas y solamente después de que aparezcan las primeras plumas.
Terminan de emplumar entre la sexta y séptima semana y se parecen a sus padres, aunque los colores son más pálidos y tienen una mancha negra en el pico. Después de la muda juvenil no se pueden distinguir de los adultos.
Como en casi todas las especies animales domesticadas han aparecido un gran número de mutaciones.

 La BVA utiliza los nombres de colores basándose en la estructura de las plumas y en las variaciones de los pigmentos presentes en esas plumas. Se toma como punto de partida a la forma original y se le llama ancestral (no solo en roseicollis, sino en todas las especies de agapornis y loros). Los cambios del pigmento llamado eumelanina nos dan el edged verde pastel, el verde dilute, el lutino, los canelas, el fallow bronce, el bronce pálido, el arlequín recesivo, el arlequín dominante y los pálidos.

 El cambio en el segundo pigmento llamado psitacina nos da el aqua, el turquesa, el cara pálida, el cara naranja y el opalino. Los cambios en la estructura de la pluma nos dan los factores de oscuridad y los factores violetas. A todos estos colores se les pueden añadir los llamados factores oscuros: e.g. un factor de oscuridad añadido a un verde nos da un verde oscuro, dos factores de oscuridad nos da un verde oliva.

Las mutaciones que se mencionan aquí son solamente ejemplos, hay muchas más y varias de ellas se pueden combinar entre sí para dar otra tonalidad. Desde aquí aconsejamos aprender un poco de genética antes de comenzar a mezclar mutaciones.
También apareció en los concursos un “nuevo” roseicollis. Su cara es de un rojo brillante y el pico casi incoloro. Su tamaño es de casi diecisiete centímetros y por ello se deben utilizar anillas más grandes. La clásica anilla de 4.5 milímetros (diámetro interior) es demasiado pequeña y se tiene que usar una de 5 milímetros.Si quieres exhibir un pájaro en una exposición, debes anillarlo obligatoriamente.
Cuando el “nuevo” roseicollis se mostró por primera vez aparecieron los típicos rumores y debates. Por citar algunos: los pájaros eran tan grandes debido a una poción secreta. Esto no era verdadero. Se les dieron hormonas, de nuevo esto no era verdadero y que fueron cruzados con la subespecie catumbella.
La realidad es muy simple, estos roseicollis aparecieron por una cuidadosa selección.

 

Los agapornis roseicollis y swindernianus están considerados como formas intermedias entre el grupo con dimorfismo sexual y el grupo de anillo ocular. Los roseicollis no presentan dimorfismo sexual y para obtener una pareja verdadera cada uno tiene su método de sexaje. Aparte de la endoscopia o el análisis de ADN, el test de los huesos pélvicos es el más utilizado por los criadores. Es bastante fiable, en las hembras adultas los huesos están tan separados que cabe el dedo índice entre ellos, en los machos los huesos están tan pegados que parecen un único y pequeño hueso. Sin embargo hay casos intermedios que pueden conducir a error. Hay hembras pequeñas y machos grandes, así que nunca confíes en esto como método infalible de sexaje, así que es mejor utilizar uno de los métodos anteriormente mencionados.

 

Roseicollis como pájaro de concurso

Agapornis Roseicollis Ancestral
Agapornis Roseicollis Ancestral
  1. Frente: rojo intenso hacia el centro de la cabeza.
  2. Parte superio de la cabeza: verde.
  3. Lores: rojo intenso con una transicion de gris pastel a violeta pastel hasta el cuello verde.
  4. Bigotera, cuello y parte superior del pecho: rojo intenso.
  5. Ojos: marrón oscuro con un anillo ocular que va de color blanco a crema.
  6. Pico: color hueso, la mandibula inferior del pico, la cera y la punta del pico son verde claro.
  7. Parte inferior del pecho, flancos, abdomen y región anal: verde claro.
  8. Dorso y coberteras alares: ligeramente mas oscuras que el resto del cuerpo y dando impresion de estar en relieve.
  9. Remeras primarias: barba exterior verde y barba interior negro grisáceo.
  10. Rabadilla y coberturas supracausales: azul cielo intenso
  11. Coberteras infracudales: verde claro.
  12. Cola: principalmente verde con una marca negra-roja-negra y un anillo pequeño azul en la punta.
  13. Patas: grises
  14. Uñas: gris oscuro a negro.

 

 

CONTACTO: Miguel


TELÉFONO:                                                          655 333 140

             

Email: rubiko206x@hotmail.com

 


free counters